La moda del futuro ha llegado a Milán y se parece a la del pasado