Mugler, vestidos negros largos y el 'sexy' que estábamos esperando