Pedro del Hierro, ¿el desfile o la fiesta?