¿Qué gracia tiene atacar mujeres, Vitalii Desiuk?