Juego de Tronos 6X02: De las cenizas, fuego y de la muerte, vida

Si el primer capítulo de la sexta temporada de Juego de Tronos podía haber sido catalogado como de transición por algunos y, por otros, incluso de algo decepcionante; el segundo es una sucesión constante de sucesos

. Sin lugar a dudas uno de esos episodios de esta ficción que la convierten en una de las más adictivas de los últimos años. Hasta el punto que el consumo de contenido para adultos en internet se llega a resentir con el estreno de sus capítulos. 

A casa pasa ya a la galería de joyas que la versión televisiva de las historias de George R.R. Martin ha conseguido confeccionar. Tensión desde el inicio, acción, intriga, nuevos personajes, traiciones y hechos que dejan boquiabiertos. 

Además es de esos episodios en el que los showrunners de la ficción de HBO pisan el acelerador y hacen que la trama avance de una forma que no permite al espectador perderse un frame del capítulo. 

Bran Stark está de vuelta

Esta segunda entrega de la sexta arranca con una oda a la fantasía. Se recupera a un personaje al que se había obviado toda una temporada. Bran Stark y sus visiones vuelven a escena. Aunque ahora con una novedad, realiza viajes al pasado. De hecho, va a la infancia de su padre, y del resto de los Stark. ¿Descubrirá algo que sea clave para el futuro de su linaje? 

Es obvio que Bran va a ser uno de los personajes sobre los que la trama se va apoyar en esta temporada y, tal vez, en ese final que los creadores de la serie ya comienzan a adivinar. 

Otro de los cabos sueltos que pueden ir empezando a sellarse es la importancia que Sir Davos va a adquirir en el Castillo Negro. Su decisión de pertrecharse con el cadáver de Jon Nieve ha sido acertada. Huyen de los traidores y consiguen obtener refuerzos que les permiten salir airosos. ¿Será el fin de la Guardia de la noche como se había entendido hasta la fecha?

Los salvajes son ya fieles a Nieve pese a que su cuerpo repose yaciente, pero no olvidan cómo respetó a su líder y cómo cumplió su palabra.

Aunque si este capítulo ha demostrado que hay líderes y tipos duros hechos de una pasta especial ha sido al centrar sus focos en Ramsey Bolton. Lejos queda su época en la que se sentía un bastardo. Ahora se sabe dueño y señor del Norte.

Ramsey Bolton quiere la guerra

El cual va a defender cueste lo que cueste; y si necesita hacer sacrificios que le sitúan al borde de emparentarse con el mayor mal, lo hará. Y es que Ramsey ya ha demostrado que será el gran antihéroe de Juego de Tronos y el señor con menos escrúpulos de cualquiera de las Casas de los Siete Reinos. No en vano, ha protagonizado uno de esos momentos en los que la serie de HBO hace que a los espectadores se les encoja el alma.

Algo que le sitúa casi en las antípodas de Tommen Baratheon, que intenta convertirse en un rey, actuar con estadista y un guerrero, pero que carece del carácter para tomar decisiones. 

Ramsey podría pelear de igual a a igual con alguien de su estirpe como es Euron Greyjoy. Uno de los perosnajes que era más esperado por todos los fans de la serie y que con su primera aparición ya ha desvelado el porqué.

Es obvio viendo A casa que las guerras se acercan. Los salvajes ganan posiciones en el Castillo, Ramsey Bolton es el líder del Norton; los Greyjoy cobran importancia y los Stark y los Lannister siempre han estado ahí. Las batallas se aproximan y parece que llegarán muy pronto. 

Aunque el gran momento del capítulo, ese que ha dejado con el corazón en un puño a todo aquel que siga la historia llegó en el Castillo Negro. Absténganse de leer lo que continúa aquellos sensibles al spoiler. 

Sir Davos sabe que las guerras llegan y sabe que necesita contar con Jon Nieve para ello. Pero hay un ligero problema; el bastardo de los Stark falleció víctima de la traición. Así que decide acudir a Melisandre (a la que vimos en su veradera naturaleza en la entrega anterior).

Le pide que resucite al lord comandante, que haga algún conjuro para traerlo a la vida. Ella, duda. No cree ser capaz; ha perdido creencia en sí misma y en su fe. 

Pero decide hacerlo, comienza a lavar el cuerpo agujereado de Nieve mientras reza un conjuro. Su objetivo es revivirlo. Aunque viendo el efecto de lo dicho parece que no ha logrado la mete final. Así que se marcha de la habitación, al igual que el resto de los presentres.

Sólo permanenecen el cuerpo sin vida de Nieve  y su fiel lobo. Justo entonces sucede. Jon abre los ojos y jadea. ¿Ha vuelto a la vida? 

Fotos: HBO

Ver resumen Ocultar resumen

El actor es el hombre de moda, tras ganar el Emmy más codiciado

Ver resumen Ocultar resumen

La gala de los Emmy amenaza con seguir dejando momentos para el recuerdo. Y es que la ficción televisiva gusta, y mucho. Tanto como para que las redes sociales se parealizaran con la emisión de esta nueva entrega de premios catódicos. 

Ver resumen Ocultar resumen

La gala de los Emmy confirmó que Juego de Tronos es la serie de la década. La ficción de HBO obtuvo su segundo premio Emmy como mejor serie dramática. Un galardón que repitió, después de alzarse con el mismo en la edición anterior.

Con el reconocimiento de los Emmy 2016, Juego de Tronos asciende al altar de los grandes productos televisivos y  consigue destronar a Frasier como  la serie más premiada de siempre. Con 38 premios Emmy se sitúa uno por delante de la comedia de Kelsey Grammer. 

Páginas