La aterradora e hipnótica belleza de Penny Dreadful

Penny Dreadful es como ese destino turístico del que todo el mundo habla pero poca gente ha visto. Ese oasis de obligada visita, por cercanía y calidad, pero en el que nunca reparas aunque estés cerca. Un guilty pleasure premium que, cuanto más dejes en la nevera, más se acercará a su fecha de caducidad. Pues bien, es hora de dar una oportunidad a una de las series del año. 

Penny Dreadful es como esos venenos que se meten en el organismo lentamente. De hecho, en este caso, el efecto dura lo que se tarde en terminar la primera temporada y comenzar la segunda. Y es que, si la primera sólo atisba y da pinceladas de lo que puede ser la historia; la segunda confirma las expectativas y gana a todo espectador para la causa. 

Una historia compleja y a la vez simple, en la que encontramos a varios protagonistas de la literatura gótica, conviviendo en el Londres de finales del siglo XIX. Dorian Grey, Drácula o Viktor Frankenstein, nos presentan un escenario oscuro y sinietro pero a la vez elegante e hipnótico en el que vampiros, brujas, humanos e inmortales conviven sin problema alguno. Lo que viene a ser una alianza de civilizaciones sobrehumana. 

Sencillamente, Eva Green

Y ahí es donde encontramos el primer motivo para no perderse la serie: sus personajes. Con unas actuaciones magistrales, Timothy Dalton (Sir Malcolm), Josh Hartnett (Ethan Chaendler), Harry Treadway (Frankenstein) o Rory Kinnear (La Criatrua), convierten cada escena en un duelo interpretativo de gran altura. Eso sí, por encima de todos, a un nivel indescriptible, está Eva Green y su eternamente atormentada Vanessa Ives. 

Su personaje lo tiene todo: fuerza, misterio, sensualidad, sexualidad, miedo... Vanessa Ives engancha, enamora e hipnotiza. Su mirada traspasa la pantalla y su historia se hace cada vez más y más apetecible, hasta alcanzar el cénit de la misma (de momento) en el capítulo 3 de la segunda temporada, donde se explica mucho de su sufrimiento. Un capítulo que, sin duda, estará entre los mejores del año. 

Por cierto, si Eva Green destaca sobremanera durante los 20 capítulos que lleva la serie, también merece una mención especial Billy Piper. La británica, que fuera companion del Doctor Who, ha sabido adaptarse a las circunstancias, cambiar el registro por exigencias del guión (no diremos más para no desvelar tramas) y despacharse con uno de los personajes más complejos de la trama. Ojo Eva Green que Billy viene pegando fuerte. 

Escenario perfecto

Eso sí, estos personajes no tendrían sentido sin un entorno mágico como es el Londres victoriano. John Logan, director de filmes como Gladiator o Skyfall, ha creado un maravilloso universo que combina elegancia y perversión de una forma magistral. Un Londres en el que podemos ver como la ópera pasa de convertirse en un punto de encuentro cultural, al nido de los vampiros más despiadados. Esas contradicciones son las que enamoran en Penny Dreadful. 

Una sinfonía perfecta en narrativa y ejecución que no recurre a burdos sustos ni triquiñuelas. No lo necesita. El terror, el miedo, está implícito en cada esquina, en cada punto muerto de la pantalla. No hace falta que haya nadie para que el espectador se encuentre a sí mismo encogido y asustado en el sofá. Ésa es la magia de Penny Dreadful, juega con la mente del espectador, y lo hace utilizando la mente de sus personajes, haciendo que empaticen con la audiencia y compartiendo sus miedos más ocultos. 

Y todo ello con una historia que, a pesar de comenzar algo inconexa, va encajando pieza a pieza un maravilloso puzzle que culminará, de momento, con la season finale de la segunda temporada. Una temporada que ha tenido en Madame Kali la enemiga perfecta. Elegante, despiadada e inteligente, no ha hecho falta esconder su cara durante los 10 capítulos. De hecho, desde el principio se sabe que ella será quien lleve el peso del eje del mal. Y lo hace de manera magistral. 

Ahora, con la serie renovada por una tercera temporada, y con público y crítica de su parte, Penny Dreadful tiene en el cielo su techo. Primero fueron vampiros, ahora han sido brujas. Lo que venga el año que viene, sólo Logan lo sabe pero allí estaremos para verlo. Si seremos muchos o pocos, eso no lo sabe ni él pero en este oasis hay sitio para todo el mundo. Larga vida a Penny Dreadful y larga vida a la reina Eva Green. 

Fotos: Showtime

Ver resumen Ocultar resumen

La cantante lo está dando todo en la campaña pro Clinton

Ver resumen Ocultar resumen

La serie de FOX siempre ha ido un paso por delante en la lucha por la integración

Ver resumen Ocultar resumen

Hace 10 años que les conocimos y, aunque no lo parezca, han cambiado bastante

Páginas