Realities que (contra todo pronóstico) engancharon

Todo el mundo ha escuchado alguna vez que en la casa a todo se le da más importancia, que para cantar no hace falta sólo una buena voz, sino ser un buen producto o que en la cocina hay que poner pasión. Todas estas son frases propias de realities que han sido un éxito de público a lo largo de los últimos años como Gran Hermano (sigue siendo un clásico), Supervivientes, Operación Triunfo o Masterchef.

Pero no sólo de éxitos está repleto el panorama de los programas de telerrealidad. Y es que son muchos los que se podrían catalogar como ‘chorras’ pero que en su momento engancharon a mucha gente, aunque al menos sólo fuera por unos días.

Antena 3 no ha tenido mucha suerte con los realities

Fue tal el éxito de Gran Hermano que hizo que Telecinco reventara los audímetros y ahí quiso recoger el guante Antena 3 que pensó que lo mejor era hacer el mismo programa pero sobre ruedas. El Bus recorría distintas ciudades de España. Por su suerte para sus detractores y desgracia para los seguidores duró solo un año.

Y si el Bus duró poco ya Estudio de Actores fue super exprés. La cadena de San Sebastián de los Reyes quiso reaccionar a Operación triunfo y emitió un programa que desde el inicio resultó un fracaso total.  No ha tenido mucha suerte con este tipo de programas Antena 3 que debe de guardar en un rincón muy oscuro de la cadena las cintas de El Castillo de las mentes prodigiosas. Diez brujos se citaban en un castillo gótico para competir por el título de mejor mago de España. Entre ellos estaban genios de lo paranormal del calibre de la Bruja Lola o Paco Porras. Todo un experimento sociológico.

Recientemente, otro de los programas que sí que ha enganchado a la gente ha sido Adán y Eva y eso que en el caso de España es mucho más light que en las versiones de otros países.

Y de la categoría del baúl de los recuerdos también se puede aquel casi inenarrable Confianza Ciega, presentado por Francine Gálvez. Tres parejas ponían a prueba su fidelidad durante 16 días de concurso. En realidad, no había premio más allá de demostrar que se mantenían fieles. Para evitarlo había una seire de ganchos que recibían el nombre de seductores; aunque sus técnicas no fueran ni las más sutiles, ni las más eficaces.

Otro de los que pasó con más pena que gloria, aunque se vendió como un reality que podía enganchar mucho fue Libertad Vigilada que se emitió en el verano de 2006.  14 chicos y chicas competían por la independecia en una mansión. En ella estaban vigilados por cámaras que podía ver sus padres.

Hotel Glam o la gran fiesta de la risa

Y si hay un programa de telerrealidad que duró poco, pero que dejó frases para el recuerdo fue Hotel Glam, que tuvo polémicas hasta con el nombre. En origen era Hotel Glamour. Pocholo y su mochila, Dinio, Yola Berrocal y demás hicieron las delicias de los espectadores en una locura de programa.

Entre los talent Shows los que tuvieron poco recorrido y eso que a nivel internacional sí que funcionaron fueron Supermodelos y Factor X. En el primero se buscaba una top model y en el segundo a alguien que tuviera un talento especial. Fueron de los primeros realities de Cuatro que después apostó por formatos que funcionaron mucho mejor como Un Príncipe para Corina o Quién quiere casarse con mi hijo. 

Ver resumen Ocultar resumen

El satírico programa ya tiene sus propias Campos

Ver resumen Ocultar resumen

El presentador más mediático de Mediaset no termina de coger el punto a GH

Ver resumen Ocultar resumen

Ahora sí que sí, han comenzado las hostilidades, ergo, ha comenzado GH

Páginas