Supervivientes: De reencuentro romántico a 'Cenage a Trois' en Picadero Crusoe

Carlos Lozano se nos ha hecho mayor. El otrora prototipo de Casanova madrileño, con más chulería que un ocho (y tipo a evitar en una noche de sábado, incluido en nuestra lista de conquistadores peligrosos), ha dejado paso a un veterano enamoradizo que, dicho sea de paso, ha encandilad de nuevo a la audiencia. 

El presentador de Granjero busca esposa está enamorado de una joven peruana, 30 años menor que él, y no tiene problemas en proclamarlo a los cuatro vientos. Es más, si se tiene que cruzar el Océano Atlántico para darle una sorpresa a su chica, lo hace y punto. 

supervivientes-isla-honduras-lozano

De hecho, así ha sido. Carlos Lozano se ha puesto el mundo por montera, ha cogido su look ibicenco y se ha ido a Honduras, para ver a Miriam Saavedra quien, tras un inicio dubitativo, se ha destapado como una concursante bestial, en una perfecta sintonía con Yurena. 

¿Sexo en Honduras?

Obviamente, y conociendo a Carlos y un poco más a Miriam, jugona donde las haya, el morbo era saber si la pareja se iba a atrever a tener el primer encuentro sexual de la edición en Honduras. Al menos, el primero conocido y público. 

De hecho, para facilitar la cosa, la organización construyó un picadero hondureño a lo Robinson Crusoe, a modo de tienda de campaña de ramas. Muy útil para que no se viera nada pero con cero insonorización. Pero claro, cuando el hambre aprieta, no se hacen rehenes, y Supervivientes contaba con la efusividad de una pareja que lleva saliendo poco tiempo, y entre realities y demás, no se han visto demasiado en cuatro veces. 

supervivientes-isla-honduras-picadero

Con lo que no contaba nadie, era con el elemento Yurena. Un cuerpo extraño en el reencuentro, que ha convertido lo que iba a ser una cita romántica y bonita en un 'Cenage a Trois'. No, no en un 'Menage a Trois', ni siquiera un threesome. La palabra sexo nunca ha llegado a estar sobre la mesa, como sí lo ha estado la comida. De ahí que nos permitamos el juego de palabras. 

Cronología de un atracón

La cronología de la sorpresa ha comenzado con Yurena, encontrándose con Carlos, para hacerla partícipe del engaño a Miriam. Engaño que no ha sido tal, pues Jorga Javier quería hacerle creer que su novio había ido a Honduras, para darle un mensaje a Yurena, pero que no iba a verla a ella en persona. ¿Quién se iba a creer semejante milonga? 

Obviamente, Carlos no ha tardado en salir, y abrazar a su chica como si no hubiera un mañana. Las cosas como son, el abrazo que se han dado ha sido tierno como pocos. Momentazo.

supervivientes-isla-honduras-beso

Pues bien, una vez reencontrados, la idea de la organización era que Carlos y Miriam se metieran en el Picadero Crusoe, donde les habían preparado unas costillas con limonada. Y nada es lo que pasado. El bueno de Carlos, con más tablas que una folclórica, sabía que la comida era más importante que el sexo (quién se lo iba a decir), y ha sacado las costillas de la tienda, para que Yurena también comiera. Y vaya si lo han hecho. 

Miriam y Yurena, emulando a las hienas de El Rey León, se han tirado a por las costillas, ante la mirada de asombro y pánico de Carlos Lozano quien preguntaba, "¿tanta hambres pasáis aquí?". Sí, ha sido la respuesta unánime de ambas.

supervivientes-isla-honduras

De hecho, tras dos segundos de incredulidad, Carlos Lozano parecía arrepentido de no entrar en el Picadero Crusoe con Miriam, viendo el hambre que tenía. De hecho, han acabado entrando juntos, eso sí, con Yurena en la puerta, rebañando las costillas, modo guardaespaldas on. 

Invitado italiano sorpresa

Para rematar la surrealista noche, y por estas cosas que tiene el destino, Mario D'Amico, expulsado de la noche, ha llegado a la playa, con el 'Cenage a Trois' ya terminado y con Carlos Lozano recibiéndole. Recordemos que el italiano le tiró la caña a Miriam, incluso antes de llegar a Honduras. 

Pues bien, Jorge Javier, tirando de su diplomacia habitual, ha recordado a Mario que Carlos era el novio que sacaba 30 años a Miriam, y que tanto criticó sin conocerle. Mario se ha intentado excusar pero Carlos le ha cortado, disculpando sus palabras, pero lanzando una pullita made in Lozano. Tú parece que tienes 60 ahora con esas barbasUn grande. 

Finalmente, el paso de los dos hombres por la isla ha tocado a su fin. Mario era el expulsado por un público que está disfrutando mucho las idas de olla de Yurena y Miriam. Y es que, sólo esta semana, han tenido: exorcismos, llamadas telefónicas desde conchas, ritos para limpiar la isla... Un espectáculo. 

supervivientes-isla-honduras-machos

Por su parte, Carlos Lozano debía volver a la isla, no sin antes despedirse mil veces de su chica y que ésta le soltara unos 426 te amoen menos de cinco segundos. Preciosa estampa. 

Terminada la noche y finalizada la sorpresa, sólo queda una pregunta por responder. ¿Siempre que va un latin lover ibérico a Honduras, le dan la misma equipación ibicenca en producción? Es que, por si alguien no lo recuerda, Amador Mohedano iba exactamente igual vestido, cuando fue a ver a Rosa Benito. 

Fotos: Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

Llegó, vio, cogió la mano de Suso y, con las mismas, no volvió a aparecer...

Ver resumen Ocultar resumen

Porque los programas que llegan del otro lado del planeta pueden ser muy adictivos. Estos son los 10 más locos.

Ver resumen Ocultar resumen

Alvaro no ha sido el primero ni va a ser el último concursante en ser expulsado de Guadalix

Páginas